Compartir

Osasuna se llevó con todo merecimiento los tres puntos de El Sadar frente a un Sporting que apenas demostró nada durante todo el partido. El conjunto rojillo intercambió golpes durante el primer tiempo, con mayor llegada por parte local, mientras que en el segundo periodo sometió por completo al rival. La entrada de Roberto Torres al campo, lo que propició que Brandon jugara de nueve, fue fundamental para el devenir del choque.

Osasuna comienza a carburar en casa. Los rojillos realizaron un partido más o menos redondo y se llevaron los tres puntos en su estadio, a pesar de gozar quizás menos ocasiones claras que en otros encuentros en casa. Comenzó el encuentro de forma eléctrica, con llegadas al área por parte de ambos conjuntos. Kike Barja se mostraba muy incisivo, sobre él se cargaba gran parte del juego osasunista. Un centro suyo al primer toque fue rematado con mucho peligro por David Rodríguez, que estuvo más entonado que otros días aunque sigue distando mucho del nivel que se le presumía. Barja provocó además una cartulina amarilla y lo intentaba una y otra vez. El Sporting también llegó en un par de ocasiones a la meta de Rubén, en un mal remate de Álvaro Jiménez, que cabeceó solo en el área, y en un disparo de Cristian con la pierna izquierda arriba. En los primeros minutos, el encuentro resultó bastante abierto, aunque el ritmo fue cayendo conforme avanzaba el primer periodo.

Ya en la segunda mitad, Osasuna salió al césped mucho más enchufado que el rival. En parte, contagiado por la insistencia y la fe de Kike Barja, que robó dos balones en la salida de balón por banda derecha del Sporting. Osasuna presionaba más arriba, con el equipo más junto, el Sporting no supo leer el partido y, poco a poco, Osasuna se adueñó del mismo. Como suele decir Jagoba Arrasate, sometió al rival en todo momento en esta segunda mitad, en la que el Sporting no llegó al área. Cierto es que Osasuna tampoco dispuso de muchas ocasiones claras para haber anotado, pero estaba mucho más cerca del gol que su rival. Kike Barja lo intentó por banda izquierda hasta que tuvo que ser sustituido completamente fundido, Rubén García no llegó por un pelo en boca de gol tras un buen centro desde la derecha. Osasuna rondaba el gol. Y, lo más importante, Unai García y Aridane estaban perfectos en las vigilancias defensivas. De tal modo que el Sporting no generó ninguna llegada de peligro en el segundo tiempo.

La entrada de Torres, fundamental

La incursión de Roberto Torres al partido fue muy relevante para el devenir del mismo. El de Arre salió con muchas ganas y casi todo lo que hizo lo hizo a la perfección. Varias ocasiones de peligro le tuvieron a él como protagonista. La primera, un disparo con pierna izquierda que se estrelló en el lateral de la red. Él fue quien provocó la falta en la frontal que supuso el golazo de Rubén García. Y, posteriormente, con el 1-0 en el marcador, habilitó hasta en dos ocasiones a Íñigo Pérez para que este golpeara sobre la meta de Mariño.

El cambio de Torres por David Rodríguez supuso que Brandon pasara a jugar en punta, donde volvió a mostrar los mejores momentos con la camiseta rojilla, como ya sucediera en Tarragona. Brandon se siente mucho más cómodo jugando arriba, cayendo a bandas y bajando a asociarse de espaldas. Mucho más que pegado en banda, donde se ha perdido la mayoría de los partidos. De hecho, mejora la aportación de David Rodríguez en la posición de nueve, aunque no sea un hombre gol ni un ratón de área.

Golazo de Rubén García

Que Rubén García es un jugador especial, no cabe duda. Ayer se le vio especialmente participativo, quiso ser más protagonista de lo que ya lo había sido en este arranque liguero. Quizás motivado por medirse a sus excompañeros. Él fue quien decidió tomar la responsabilidad del lanzamiento de falta en la frontal, por delante de Íñigo Pérez, y no defraudó. El disparo fue perfecto, superó la barrera por alto, el balón cayó perfecto y nada pudo hacer Mariño. Sensacional tiro libre de falta que le daba los tres puntos a Osasuna.

A partir de ese momento, Osasuna no cejó en su empeño y fue a por el segundo gol, hasta que en los instantes finales, decidió nadar y guardar la ropa. Jagoba sacó a Perea, para dar más consistencia al centro del campo, y a Lillo, para defender los balones largos del Sporting en los últimos minutos.

Gran victoria de Osasuna en casa ante un aspirante a todo que defraudó en El Sadar, que fue superado ampliamente por el conjunto rojillo en el segundo periodo.

La cantera volvió a ser fundamental en el día de ayer. Unai García estuvo perfecto, al igual que su compañero en el centro de la zaga Aridane, Oier siguió en la misma línea que el último choque, Kike Barja demostró que merece un hueco de titular en este equipo y Torres revolucionó el partido.

Resumen del partido

Rueda de prensa de Jagoba Arrasate

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here