Compartir

1 Real Unión Club: Otaño, Estrada, Gayoso (Urkizu, 61’), Martins, Aimar, Senar, Letamendia (Hernáez, 61’), Llamas (Alonso, 70’), Jorge Galán, Juan y Orbegozo.

3 Osasuna Promesas: Juan Pérez (Gonzi, 30’); Samuel Goñi, Javi Lizarraga, Diego Rubio, Endika Irigoyen; Adrián Aranguren; Jaime Dios (Collado, 72’), Dani Santafé, Javi Martínez (Otegui, 78’), Kike Barja; y Barbero

Árbitro: Germán Cid Camacho (C. Castellano-Leonés). Amonestó a los locales Orbegozo, Estrada; y por parte visitante a Santafé, Javi Martínez, Samuel y Diego Rubio.

Goles: 0-1, minuto 54. Kike Barja. 0-2, minuto 69. Jaime Dios. 0-3, minuto 82. Adrián. 1-3, minute 93. Obregozo.

Estadio: Stadium Gal, 600 espectadores.

Visitaba el Promesas un campo histórico, de esos en los que se respira fútbol antiguo, el que nos gusta, el de toda la vida. El Real Unión, que se encontraba en los puestos nobles de la categoría y es siempre candidato al ascenso, contaba por victorias todas sus citas en el Stadium Gal. Hasta ayer, sólo había recibido un gol como local en sus cuatro citas anteriores.

Los de Amatriain y Monasterio viajaban con las bajas de Albisu (sancionado) y Perea (lesionado), pero contaron con la vuelta al once de Adrián Aranguren, jugador al que hay que seguir de cerca y la entrada de Javi Lizarraga, en su debut como titular con la camiseta rojilla. Dani Santafé, incombustible ayer, dejaba en el banquillo a Otegui y Jaime entraba por Jordan, con respecto a lo visto la semana pasada en Tajonar.

El 4-1-4-1 planteado de inicio y con el equipo basculado hacia su parte derecha, trataba de evitar deliberadamente, que en salida de balón, los guipuzcoanos buscasen a su hombre más peligroso, Obregozo, al que el planteamiento y Samu consiguieron secar. No lo encontraron prácticamente en todo el partido, pero fue Jorge Galán, ex rojillo, el que creaba mucho peligro a la espalda de los centrales navarros.

En una de esas jugadas, Javi Lizarraga llegó tarde y arrolló en la disputa al nueve del Real Unión. El árbitro pitó penalti, pero Juan Pérez adivinó el disparó de Galán y salvaba al Promesas en los primeros minutos. Hasta el descanso, la tónica del partido fue bastante similar, con alguna buena parada más de Juan y posteriormente alguna otra buena de Gonzi, que tuvo que sustituir al de Almudévar, lesionado con un pinchazo en el cuádriceps.

El paso por los vestuarios sentó de maravilla a los de Amatriain. Ya hemos hablado muchas veces, que este equipo tiene sus debilidades, pero tiene en lo físico y en lo táctico un gran punto a su favor.

Pronto mostraron sus intenciones los rojillos, que merecieron adelantarse mucho antes del minuto 54, porque salieron como un vendaval. Endika dejó un balón atrás a Barja tras una buena cabalgada por la izquierda, pero al de Noain se le fue arriba el disparo, algo forzado.

Adrián a la salida de un córner, cerca estuvo también de adelantar a los rojillos, su balón fue enviado a córner por un defensa en la misma línea de gol. Barbero, tras el lanzamiento del mismo, espectacular durante todo el partido jugando de espaldas y aguantando balones como un cosaco, remató al larguero tras otra buena pelota parada, esta vez sacada por Endika. No está acertado el almeriense de cara a gol, pero su evolución está siendo brutal. Partido excepcional.

Parecía que la fortuna volvía a dar la espalda a un equipo que llegaba con menos puntos que juego. En una gran presión en el lado izquierdo del ataque del Real Unión, otra vez emboscada rojilla por ese lado, Javi y Adrián se llevaron la pelota y montaron una contra rápida, la pelota le llegaba a Barbero que con un toque sutil, mandaba la pelota al espacio para que Barja definiese con el interior de su pie derecho, en el mano a mano frente a Otaño.

No se conformaron los rojillos con el 0-1 y 15 minutos después, Jaime Dios, más centrado ayer en labores defensivas que otra cosa, tuvo la insistencia necesaria para pelear un balón que parecía que no tenía nada. La pelota se le quedó botando a la altura del vértice derecho del área del ataque rojillo y con un fuerte disparo colocó la pelota por encima del portero. Un gol de bandera para poner más tierra de por medio.

Ya en los minutos finales, el filial tuvo una falta en el lado carril zurdo. Barja y Endika jugaron en corto, se fueron al córner y lograron realizar una bonita jugada para que Kike cediera la pelota a Adrián, que venía desde atrás y que con el interior envió al fondo de las mallas. Guinda al partidazo de Adrián y guinda a una segunda parte brillante de los rojillos, que acabaron con cinco jugadores de 19 o menos años sobre el césped. Recortó Obregozo para los locales segundos antes del pitido final.

El equipo va cogiendo buen poso y sobretodo cada jugador va mejorando cada día que pasa. Que siga el trabajo y la insistencia.

Resumen del partido

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here