Compartir

Este Osasuna sí ilusiona. No cabe duda de eso. Pero todavía quedan detalles por pulir para alcanzar la excelencia. La victoria en casa ante el Córdoba mostró a un equipo dispuesto a pelear por el ascenso y con mimbres para conseguirlo. Sobre todo de medio campo hacia adelante, donde los hombres de ataque se complementan a las mil maravillas. Sin embargo, habrá que trabajar muchas cosas atrás para que efectivamente este equipo sea aspirante a acabar la liga entre los seis primeros.

Los jugadores de ataque volvieron a mostrar sus armas y enseñaron que es uno de los ataques más prometedores de la categoría. Brandon Thomas volvió a brillar jugando de nueve, cayendo a banda, buscando los espacios y volviendo locos a los centrales rivales. Rubén García es uno de los jugadores con más calidad de la Segunda División, no se esconde y aparece tanto por dentro como por banda insistentemente. Juan Villar, aunque no tiene mucha continuidad en el juego, tiene gol, lo más valioso del fútbol. Ayer lo volvió a demostrar. Y Kike Barja, ¡oh Kike Barja! Un jugador de los que cuestan mucho dinero. Encara y encara, no se arruga, no desiste esté afortunado o no lo esté. Aprieta en todo momento al rival y se convierte en un jugador absolutamente incómodo ante cualquier lateral que contagia al equipo. Ayer, que quizás algunos no lo vieron tan acertado en el uno contra uno, fue el autor de una asistencia y del gol que desnivelaba la contienda. Tenemos un diamante, y se está puliendo a marchas forzadas. Por otro lado, en el banquillo, Roberto Torres está llamando claramente al once titular. Lo está haciendo siendo el jugador número 12, futbolista fundamental en el último tercio de partido. Ayer volvió a ser de lo más destacado cuando salió al terreno de juego y puso la rúbrica con un golazo de falta marca de la casa. Xisco, ya lo demostró el año pasado, puede llegar a ser un jugador muy valioso jugando como referencia arriba, tanto en los finales de los partidos como cuando el equipo necesite buscar un nueve más puro.

Por otro lado, Fran Mérida parece haber vuelto por todo lo alto. Íñigo Pérez ya ha demostrado ser un gran fichaje y fundamental en el juego de transiciones rápidas del equipo. Puede ser un buen complemento de Mérida, que busca más el control que la transición. Oier, mientras tanto, está rindiendo a su mejor nivel. El de Estella vuelve a ser fundamental en este Osasuna y está mostrando su mejor fútbol en el pivote, tanto robando como llegando a posiciones de ataque. Como sucedió ayer, forzando la falta del tercer y definitivo gol de Osasuna.

No obstante, aunque Osasuna genera mucho peligro en el área contraria, también lo sufre demasiado. Cada vez que Osasuna pisa zona de tres cuartos, da sensación de peligro, de poder hacer gol en cualquier llegada. Sin embargo, lo cierto es que el rival también necesita muy muy poco para dar sensación de peligro y para hacernos gol. Nueve dianas ha anotado Osasuna, por los ocho que ha recibido. De los diez encuentros que ha disputado esta temporada el conjunto rojillo, sólo dos (ambos en casa) ha conseguido mantener la portería imbatida. Ayer, nuevamente, el Córdoba se aprovechó de un error defensivo para empatar el partido en 20 minutos malos del equipo. En esta ocasión, Aridane volvió a salir en la foto, como ya salió en el primer tiempo Rubén Martínez, en el gol bien anulado por fuera de juego.

Me gustaría destacar que, aunque alguno pueda pensar que estos errores vienen dados por la forma de jugar del equipo, no creo que sea así. Es verdad que la presión alta que plantea Jagoba Arrasate puede dejar huecos a la espalda de los centrales o, si no se ejecutan bien los movimientos, entre centrales y pivotes. Es una forma más arriesgada de concebir el fútbol que el año pasado, sin duda. Sin embargo, la mayoría de los goles no han llegado por ese tipo de errores, sino por errores individuales. Algunos graves. Ayer, Aridane se olvidó de atacar un balón en el área en un centro que tampoco encontró oposición desde el lateral derecho. Habrá que pulir mucho esos errores si Osasuna quiere definitivamente estar entre los mejores a final de temporada. De lo contrario, todo lo bueno que se ve adelante quedará empañado por los errores atrás. Y ojo, de estos errores hay que excluir hasta el momento a Unai García, que está siendo el jugador más regular de la temporada.

Resumen del partido

Rueda de prensa de Jagoba Arrasate

Resumen del programa ‘Osasuna a Ritmo de Rock & Roll’ de Cope +

‘El bueno, el feo y el malo’ de Javier Iborra

‘Análisis del socio’ de Javier Boillos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here