Compartir
Oberena recibe hoy al líder en partido adelantado de la jornada 19.

El día después de terminar la competición regular en Navarra, Oberena se puso manos a la obra para intentar eludir el descenso en cascada. Eso sí, según palabras de su presidente, Tomás Pascualena, “sin joder a nadie”. El conjunto manguiverde envió un escrito a Madrid en el que se apuntaba un defecto de forma. “Sólo lo sabíamos cuatro, no queríamos que nadie más lo supiese. Tardaban en contestar y por fin la semana pasada nos comentaron que habían abierto un expediente y que estaba estudiándose el caso”, comentó el presidente de Oberena.

La RFEF apuntó que había que esperar a que terminara la competición para tomar alguna decisión, puesto que un ascenso a Segunda B dejaba sin efecto la reclamación de Oberena. Ahora que ha terminado la temporada en Navarra con la eliminación de Cirbonero y Mutilvera, Oberena espera una respuesta ya. Mañana miércoles, los manguiverdes están convencidos de que sabrán algo. “Entendimos cuando nos dijeron que había que esperar a que terminara la temporada. Pero nosotros consideramos que ya ha terminado, y que tenemos que tener ya una solución”, aseguró Pascualena.

¿En qué consiste la reclamación de Oberena? El conjunto pamplonés alude un defecto de forma en los descensos en cascada. Considera que las normas reguladoras no se hicieron públicas ni en tiempo, ni en forma adecuada. “Las normas se publicaron en la web en enero, cuando tenían que estar antes de que comenzara la temporada. Además, la normativa dice que se tienen que notificar las normas reguladoras. Y aquí nadie las ha notificado”, indicó Pascualena.

Esta es la circular número 37 de la FNF, publicada en enero de 2018, en la que se trata el tema de los descensos en cascada:

“En Tercera, descenderán a Autonómica los que ocupen los puestos 18, 19 y 20. Si como consecuencia de los ascensos y descensos producidos entre 3ª y Segunda B, habría más de 20 equipos, descenderían los clasificados en último lugar de entre los que no ocupen puestos de descenso (a partir del puesto 17), en el número que fuere necesario para dejar el grupo en 20”

Y esta la circular número 5 de la RFEF de julio de 2017.

“Si un grupo de Tercera, tras consumarse los ascensos y descensos previstos por razones clasificatorias, se viera incrementado con un número mayor de clubes procedentes de Segunda B en él incluidos por criterios geográficos, ello no determinará, si el número de tales fuera uno o dos, el descenso a categoría territorial de ninguno de los que mantuvieron, por su puntuación, la de dicha Tercera, quedando el grupo constituido por 21 o, en su caso, 22 clubes.

No obstante, las federaciones de ámbito autonómico quedan facultadas para enmendar lo dispuesto en el párrafo anterior, en el sentido de que aun siendo uno o dos los clubes procedentes de Segunda B que incrementen su grupo, ello determine que en idéntico número desciendan de Tercera a categoría territorial.

Las federaciones que decidan acogerse a esta opción, deberán ejercerla antes del inicio del Campeonato y hacer expresa y formal comunicación de ello tanto a la RFEF como a todos los equipos que conforman el grupo de que se trate, ello en base a elementales principios de seguridad jurídica tanto de la propia competición, como de los clubes que en la misma intervienen”

A este último párrafo es, por tanto, al que se acoge Oberena para intentar mantener la categoría. “Lo que yo he intentado es dejar al equipo en Tercera justo antes de dejarlo. Irme habiendo perdido la categoría sería un fracaso personal. No es la forma que más me gusta, sin duda, lo hubiera preferido mil veces conseguirlo sobre el césped, pero tenemos que agarrarnos a esto. Repito que no jodemos a nadie. Y ojo, porque hemos descendido porque la Peña Sport no ha tenido un buen año. Y eso es algo que yo llevo peleando durante dos temporadas. ¿Por qué tenemos que pagar otros equipos los malos años de los de Segunda B?”, añadió Pascualena. “No vamos en contra ni de ningún equipo, ni en contra de la federación, nosotros sólo intentamos agarrarnos a esto para jugar en Tercera. Creemos que el efecto en cascada nos lo tenían que haber notificado antes del inicio de temporada”, prosiguió.

El hecho de los descensos en cascada es algo que se había dado por sabido, pero lo cierto es que según la RFEF apunta que hay que comunicarlo antes del inicio de cada temporada. Además, lo cierto es que el hecho de que siempre ha sido así y de que la Tercera siempre ha tenido 20 equipos tampoco es del todo cierto. El grupo navarro de Segunda B ya ha tenido 21 equipos en otras temporadas, como en la 02/03, la 03/04 y la 08/09. “Incluso en otros grupos como Castilla la Mancha o Baleares también hay 21 equipos. ¿Por qué no nosotros?”, finalizó Tomás Pascualena, presidente de Oberena hasta el 30 de junio. El sueño de Tomás, dejar a Oberena en Tercera.

Afectados otros equipos

Aluvión y Lagun Artea son los otros dos equipos afectados por la reclamación de Oberena. Obviamente, si Oberena no desciende, el efecto cascada no se haría efectivo en Autonómica ni Preferente. Así pues, el Aluvión no caería a Preferente; ni el Lagun Artea a Primera Regional.

Seguramente, como el caso del Iruña sea distinto, el Ilumberri no tendrá la suerte de acogerse a la reclamación de Oberena. Pero todavía se desconoce el verdadero alcance de este lío. Lo cierto es que también hay una reclamación constante de los equipos de Autonómica de ampliar el grupo a 20 equipos, así que esta podría ser una solución interesante para esta categoría. Eso sí, todo esto ya son elucubraciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here