.

Jueves, 29 Junio 2017 11:10

Mi amigo enemigo

Escrito por 
Iñaki Díaz y Álvaro Meoqui, entrenadores del Beti Casedano y Peña Azagresa. Iñaki Díaz y Álvaro Meoqui, entrenadores del Beti Casedano y Peña Azagresa. LaTercera

Iñaki Díaz ganó su segunda Copa IMQ consecutiva tras derrotar a la Peña Azagresa de Álvaro Meoqui, el hombre que le recomendó para entrenar al Beti Casedano.

 

El final de temporada de la Peña Azagresa ha sido de traca. Primero se le escapó el ascenso en los últimos minutos contra el Baztan y después el Beti Casedano le ganó la Copa IMQ en Falces. “Podía haber sido una temporada histórica pero ha sido muy duro”, resume Álvaro Meoqui. Sin embargo, de la última derrota tiene algo que añadir: “Fíjate lo que te voy a decir: fue bonito”. 

La rueda de prensa previa a la final se demoró unos pocos minutos. Iñaki Díaz, entrenador del Beti Casedano, no llegaba. Nadie sabía el porqué del retraso, así que Álvaro Meoqui, míster de la Peña Azagresa, levantó el móvil y llamó a su amigo: “¿Iñaki, dónde estás?”. Si ese fue el prólogo a la rueda de prensa, en el epílogo el míster del Beti dejó clara una cosa: “Si ganamos la Copa, invitaré a Álvaro al viaje que nos dan como premio, eso seguro”.

La relación entre ambos se remonta a la época en la que Meoqui era coordinador en el Izarra. “Quería reforzar la cantera. Necesitaba entrenadores y cuando peiné el mercado de Estella no encontré nada. En Pamplona apareció Iñaki, hablamos y le convencí. Hicimos un buen equipo y muchas cosas bien y desde entonces trabamos una gran amistad”, recuerda el míster. Después, durante un tiempo sus caminos se separaron pero continuaron hablando regularmente.

“Si vine a Cáseda fue por él”, aclara Díaz. Y es que el Beti Casedano primero llamó a Meoqui para que se hiciera cargo del equipo, pero este declinó la oferta dejándoles el nombre de su amigo en la recámara. El resto es historia: en dos años en categorías sénior con el Beti, Iñaki Díaz ha conseguido dos Copas IMQ y el ascenso esta temporada a Autonómica. “La mayor virtud que tiene Iñaki es que es un currela. A mí me gusta ese tipo de entrenador. Y además es muy inteligente y plantea bien las cosas”, explica Meoqui.

“Desde luego, si es que lo vuelvo a conseguir, tardaré muchos años en hacer un doblete. Estos dos años en Cáseda han sido un exitazo”, confirma Iñaki Díaz. “Era un reto ganarme un vestuario con jugadores que llevan mucho en esto y que han tenido grandes entrenadores. Lo difícil era hacer que todos remaran en la misma dirección y que todos se sintieran importantes. Y lo hemos conseguido”.

Iñaki Díaz explica que ahora lo que necesitan es descansar y planificar bien la temporada que viene, en la que insiste en la importancia de mantener el bloque que tantos éxitos le ha dado. Después de tantas alegrías y emociones, reconoce que tras lograr la Copa se le quedó un regusto agridulce. “Estaba muy contento por la victoria, pero me dolía ver a Álvaro hundido. Me acerqué y le dije que lo sentía y que se animase, que había hecho una gran temporada. Me dijo que estaba jodido. Conozco a Álvaro y no lo he visto así en mi vida”.

“Estoy muy agradecido, casi sorprendido, por todas las llamadas y mensajes de ánimo que he recibido. La mayoría me han felicitado por la temporada pero ahora mismo me cuesta valorar eso, cuando no hemos conseguido nada”, reconoce Meoqui. Ahora lo importante, explica, es descansar: “Ya les dije a mis jugadores: ‘os quiero mucho, pero no os quiero ver en un mes”. Con casi once meses de competición en la mochila, es necesario que los jugadores desconecten mientras él y su cuerpo técnico planifican lo que viene. “Estoy muy contento con la plantilla pero creo que la Peña Azagresa necesita rejuvenecer. Cuando un jugador veterano tira del carro es fundamental. Y han tirado muchísimo. Pero necesitamos savia nueva”.

La próxima temporada, después del ascenso del Beti, el terreno de juego de nuevo convertirá a los amigos en enemigos. Para entonces los sinsabores y las alegrías quedarán en el recuerdo y se librarán nuevas batallas. Lo bonito es saber que, sea cual sea el resultado, con el pitido final todo volverá a su lugar y sólo quedará la amistad. Como sucedió tras la final de Copa. “Fue un palo, por supuesto”, recuerda Meoqui, “sobre todo pensando en toda la gente de la Peña Azagresa. Así que no te voy a decir que me pongo contento porque gane Iñaki pero sí que me alegro de que un compañero y un buen amigo pueda celebrar un título con su gente y con su club”. Y es por eso que al hablar con Álvaro Meoqui del final de temporada tan difícil que han vivido, por lo menos de la final matiza: “Fíjate lo que te voy a decir: fue bonito”.

Por cierto, Iñaki Díaz cumplió su promesa e invitó a su amigo al viaje que el Beti Casedano recibió como premio por ganar la Copa. “Sí, lo hizo”, aclara divertido Álvaro Meoqui, “pero no puedo ir por motivos laborales”.  

Visto 98 veces Modificado por última vez en Sábado, 01 Julio 2017 05:45